Control glucémico en nutrición artificial

  • Imprimir

Autores:

Gabriel Olveira1,2, María José Tapia1Cristina Maldonado1

1 Unidad de Nutrición Clínica y Dietética. Unidad de Gestión Clínica de Endocrinología y Nutrición. Hospital Regional Universitario Carlos Haya. Málaga.
2 CIBERDEM. CIBER of Diabetes and Associated Metabolic Diseases (CB07/08/0019). Instituto de Salud Carlos III. Spain.

Resumen

La hiperglucemia en pacientes que reciben nutrición artificial (enteral o parenteral) es un problema importante, tanto en pacientes hospitalizados como ambulatorios, debido a su gran prevalencia y a los posibles efectos deletéreos sobre la morbimortalidad, incluso independientemente de la presencia de diabetes previa. Las indicaciones de la nutrición artificial no difieren en pacientes con o sin diabetes. Los objetivos de control metabó lico (durante el ingreso hospitalario) son mantener glucemias entre 140 y 180 mg/dl, si existe una infusión continua de nutrientes y, en pacientes con infusión discontinua de la nutrición artificial, glucemias preprandiales entre 100 y 140 mg/dl y postprandiales entre 140 y 180 mg/dl. La hiperglucemia puede prevenirse mediante la monitorización sistemática de glucemias capilares (y la implantación consiguiente de protocolos de tratamiento) junto con el cálculo adecuado de los requerimientos energéticos y de macronutrientes. Las fórmulas enterales diseñadas para personas con diabetes e hiperglucemia de estrés (especialmente las altas en grasas monoinsaturadas) son seguras y disminuyen la glucemia postprandial, las necesidades de insulina y, en algunos trabajos, la variabilidad glucémica y la hemoglobina glicosilada a medio plazo, sin empeorar o incluso mejorando el perfil lipídico. No obstante, no hay datos concluyentes en cuanto a morbimortalidad. El tratamiento de elección de la hiperglucemia en pacientes hospitalizados es la insulina, aunque no existen trabajos que nos permitan afirmar cuál es la mejor pauta, que deberá adaptarse a las circunstancias concretas del paciente y de organización del hospital.

Abstract

Hyperglycemia in patients receiving artificial nutrition (enteral or parenteral) is a major problem in both inpatient and outpatient, due to its high prevalence and the possible deleterious effects on morbidity and mortality, even regardless of the presence of diabetes. The indications and access routes for artificial nutrition are no different in patients with diabetes/stress hyperglycaemia than in nondiabetics. The objective must be to keep pre-prandial blood glucose levels between 100 and 140 mg/dl and post-prandial levels between 140 and 180 mg/dl. Hyperglycemia can be prevented through systematic monitoring of capillary glycaemias and adequately calculate energy-protein needs. Enteral formulas designed for patients with diabetes (high monoun saturated fat) can facilitate metabolic control. The best drug treatment for treating hyperglycaemia/diabetes in hospitalised patients is insulin, although there are no works that allow preconizing which one is the better regime, which should be adapted to the special circumstances of the individual patient and the hospital organization. adapting the theoretical insulin action to the nutrition infusion regimen.